LEVANTARME TEMPRANO

Estaba queriendo generar un cambio en mi vida respecto a algo particular: Despertarme temprano. Hace más de un año y medio venía teniendo un ritmo muy particular de dormirme muy tarde y por lo tanto era natural despertarme después de las 10 a.m. Me fue costando cada vez más arrancar el día antes de las 11 a.m. Y así se convirtió en una forma de vivir. Después vino una etapa en la que intenté levantarme temprano, pero fallaba en cada intento.

El primer día puse el despertador en el otro lado de mi casa a las 7 am, la alarma del celular, la computadora (no tengo tv), todo para que a las 7 de la mañana pudiera levantarme. Y lo logré. CON MUCHO ESFUERZO.

Se lo comuniqué a todos mis allegados y fui llevando un resumen breve a través de mis redes sociales, lo cual resultó positivo porque me llegaban mensajes de apoyo. También resultó que muchas personas me empezaron a preguntar sobre la teoría de los #21días y noté que es inspirador.

Día 21.

Me desperté a las 7:00 a.m. Me costó muchísimo levantarme; apenas apagué el despertador me fui de una a bañarme, el agua te despierta. A las 14 no podía creer todo lo que ya había hecho, siendo las 7 pm ya había terminado todas las obligaciones laborales.

Día 14.

Hoy me levanté un poco más tarde de las 8:00 a.m tenía sueño y las cobijas eran el mejor lugar del universo. Con un esfuerzo gigante me levanté y arranqué mi jornada.

Día 10.

Hoy a pesar del resfrío inminente después del cambio climático bipolar de Buenos Aires, el despertador solo tuvo que sonar una vez y me levanté de una. Creo que esta es la parte interesante…. seguimos informando…

Día 8.

Pasé la noche con fiebre, y apagué el despertador – me dije – es justo, la fiebre no te deja dormir, descansa, tal vez es mucha presión… bla bla bla (diálogos internos). Me desperté cuando el cuerpo me lo pidió, me bañé y cuando miré la hora no lo podía creer las 8:00 a.m, el cuerpo es sabio.

Día 3.

Anoche antes de dormir, me enviaron un email avisándome que tengo una reunión a las 8 a.m, en un lugar que me queda a 1 hora y media de mi casa. Pensé en cómo me habría tomado esta noticia hace unos días atrás, y juro que habría dicho que no podía ir, sin embargo, me sentí tan segura de saber que me puedo levantar temprano y estar lista que no dudé de mí misma.

Día 1.

He terminado mi reto de los 21 días. Me siento contenta y motivada. La verdad que cada día es más sencillo.

Los días que vinieron después han sido satisfactorios, mi cuerpo se despierta temprano, no uso el snooze (creo que es uno de los peores inventos eso de “5 minuticos más”). Me levanto y ahí mismo me doy un buen baño, desayuno y antes de las 11 a.m tengo la mayor cantidad de mis responsabilidades ordenadas. Eso me permite disfrutar un poco más del día, sentir que el tiempo rinde mucho más y saber que los cambios que me propongo son posibles.

Anuncios

Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s