Venezuela: No he renunciado a ti.

Foto: Donaldo Barros

Estoy en el café que pertenece al museo de Eva Perón en Buenos Aires, Maru quien actualmente es mi amiga y fue por muchos años mi psicoanalista en Venezuela, se acaba de ir. Ahora las dos vivimos en esta ciudad, bueno yo vivo a medias porque ya saben que voy y vengo, a Maru la reencontré gracias a una fotografía que subió mi amiga Marisa Román en su Instagram en un almuerzo junto a Catherine Fulop, estaban las tres en una foto y yo pensé esa es Maru!!! Llamé a Marisa y le pregunté si la mujer que estaba en la foto con ella y Catherine era Maria Eugenia? Sí me respondió, entonces la busqué por Facebook y desde hace un año nos encontramos al menos una vez al mes para comer algo o tomar un café, para compartir la vida y celebrarnos. Maru fue mi psicoanalista por varios años en Caracas, me acompañó y me apoyó en etapas muy particulares.

Maru se va y yo me quedo trabajando, al rato puedo notar que hay dos hombres unas mesas delante de mí y uno de ellos es evidentemente venezolano, su tono de voz me llama la atención porque su cadencia es poderosamente literaria. Hablan de poesía, nombran a Ramos Sucre y a Rafael Cadenas, yo quiero saltar a su mesa y conversar con ellos. Hace tanto que no hablo de literatura venezolana que sus voces me sacuden la memoria y el corazón me palpita a millón, quiero gritarles que los amo, que La Renuncia era mi poema favorito a los 18 años y que Derrota es una de las obras más maravillosas creadas por un hombre en la vida.

Quiero volver. Quiero volver a mis pasillos de la Universidad Central de Venezuela, terminar esa puta tesis que nunca pude hacer, recorrer los pasillos por los techos, mirar La Previsora, abrazar a mis amigos, tomarme una cerveza en el Cordon Bleu, pasear por El Ateneo, ir a los chinos, cualquiera de ellos, quiero volver a mí, quiero volver a nosotros, quiero volver.

Venezuela, cómo te extraño, cómo si fueras una novia a la que uno no puede volver a ver porque te has vuelto una jevita distorsionada, mal influenciada, llena de violencia, porque la ira te come los huesos y no te dejan en paz, porque estás luchando contra la decadencia, porque hay un montón de células internas tuyas que están echándole bolas para sacarte adelante y otro montón de átomos que estamos afuera, a nuestra manera, poniéndole fuerza para que podamos recuperarte.

Aunque te regresen vuelta mierda, no importa, pero que te regresen, nosotros nos ocuparemos de cuidarte, de reconstruir contigo la historia, de acompañarte en un nuevo recorrido, pero necesitamos que te suelten, que te dejen elegir para dónde quieres ir, que nos dejen renacerte, y entonces, me doy cuenta, mi querida jevita, mi mujer, mi señora que me enseñó a crecer, que me convirtió en mucho de lo que soy, me doy cuenta, que todos los días, aunque nadie lo sepa, te lloro jeva, te lloro y te pienso, recuerdo tus calles, tus fiestas, tus películas, tu Ávila, mi yo en versión tuya, tan linda, caminando, andando en bici, divertida, construyendo memoria por las calles de La Castellana, todos los días te lloro vieja, todos los días te extraño y todos los días me lleno de optimismo, saco fuerzas y emprendo la vida con lo mejor que pude aprender de ti, a ser Caribe, a ser alegría, y a que a pesar de todo puedo sacar lo mejor de mí, aún en toda esta lejanía geográfica, a ser feliz, a ser feliz por ti, esperando que un día podamos salir a pasear y cagarnos de la risa de toda esta vaina. Porque en éste caso, contrario al poema de Ramos Sucre, yo no he renunciado a ti.

Anuncios

Y ASÍ FUE QUE NOS MUDAMOS A/DE INSTAGRAM

Captura de pantalla 2017-07-24 a las 23.46.04.png

Todavía me acuerdo de la primera exposición de Instagramers de Buenos Aires en el 2012, la comunidad quizás no superaba los mil seguidores en ese entonces, que me corrijan Gastón Oliva o Adriana Montaldo, les mentiría si les dijera cómo llegué a esa comunidad, no lo recuerdo, es más creo que ni entendía bien el uso de los Hashtags en Instagram, sólo sabía que era una red en la que se podían subir fotos con unos filtros muy cheveres, el hecho es que me enteré que hacían un concurso para participar en una exposición, la primera exposición de Instagramers en Buenos Aires, para participar había que usar los HT #expoigersargentina#igersbsas #igersargentina yo elegí una foto de una imagen que veía prácticamente todos los días en mi bici por la calle Carlos Calvo en el barrio de San Cristóbal la llamé – Plomo – porque el perrito de la plomería siempre estaba ahí y era caricia obligada al pasar cerca. Recuerdo que en ese momento, la bicicleta y subir fotos a Instagram representaban el encuentro con Buenos Aires después de una fuerte depresión, entonces andar en bici, tomar fotos y usar esos filtros bonitos eran la mejor vista que yo me podía regalar, después de haber pasado una etapa bastante complicada. Durante un buen tiempo Instagram fue una red social en la que sus usuarios estaban enfocados en la fotografía, era la red social especialista de la imagen, también ese mismo año Zuckerberg adhería Instagram a su gran monopolio.

Plomo fue seleccionada para participar en la primera exposición de Instagramers de Buenos Aires, y por supuesto me invitaron a pasar por una galería improvisada en las paredes de lo que, creo, era un centro cultural por alguna calle de Palermo, no recuerdo muy bien porque en ese momento no entendía del todo Buenos Aires, ni me entendía mucho a mi misma, lo que si recuerdo es la sonrisa de Gastón, su emoción al entregarme una pequeña libretita con el logo (el antiguo) de Instagram, su felicidad, su buena vibra, su amor por esa red social. De ahí surgió un nexo –importante- para mí, la comunidad era pequeña, había mucho por hacer y pocas manos, empecé a apoyarlos y recuerdo que para la segunda exposición MI BUENOS AIRES encaminé las cosas para que Campari los patrocinara, para ese entonces LACICLA ya había nacido, y recuerdo que de esa exposición me quedó un cliente que aún hoy en día amo DECOPOP/INSTAPOP de Alejo Escrivá, de ahí también quedó un vínculo cercano con Adri Montaldo a quien le guardo un cariño especial.

Hace dos años cuando aún no explotaba Instagram en la cabeza de la masa, me hice cargo empíricamente de una gran tarea: levantar información sobre Instagram en Latinoamérica, hablé con ComScore, redacté un informe de más de 60 diapositivas con estadísticas, hice un levantamiento de información en todos los países, me contacte con los ManIgers (managers de Instagram) de diferentes países/ciudades relevantes para el estudio, hicimos un estudio en el grupo de Community Managers Argentina liderado por Andie Swarck en el que me brindaron bastante apoyo, con el fin de poder traducirles a las marcas la importancia de estar en Instagram, en ese momento aún Facebook mantenía su reinado, seguido por Twitter.

En ese momento yo trabajaba para Havas, recuerdo que saqué el informe, y lo enviamos a todos los equipos de social media, creatividad y performance de todos los países latinoamericanos, y recuerdo que recibía constantes consultas sobre la red nada más en Buenos Aires eramos unos 300 empleados y yo diría que al menos 150 de ellos me consultaron algo relevante al estudio, en esa misma semana Facebook Argentina invitaba al CEO Ramiro Castillo a un gran evento donde anunciaría que sería posible empezar a pautar, es decir hacer publicidad paga, con altos precios para marcas que pudieran acceder a presupuestos grandes con creatividades particulares. Ramiro me escribió un email y recuerdo que hizo lo posible para que pudiera asistir al evento pero no se pudo, contacté a los Instagramers y ellos tampoco pudieron lograr conseguirme una invitación, finalmente un contacto en L’ORÉAL me consiguió una invitación y así asistí a lo que yo llamo el comienzo del fin de la era orgánica.

Por un lado es un droplogic, la gente se cansa de una cosa, lo explotan tanto que sucede como pasó con Faceboook dejó de ser una red social para convertirse en una plataforma comercial, entonces ahora lo único que vemos son los anuncios de marcas que pagan por aparecer en nuestros timeline queriendo ser relevantes porque Facebook nos muestra como audiencias apropiadas para el tipo de marca que está pautando, entonces es como si tuviéramos cortes comerciales cada dos segundos mientras vemos un programa de televisión, lo peor de todo es que nuestro contenido y no me refiero al de las Fan Page sino a nuestro contenido en nuestros perfiles personales, cada vez se muestra menos que menos, y yo diría que practicamente no se muestra a nadie, me he dado cuenta que cada vez baja más la tasa de interacción, como también bajan profundamente las ganas de interactuar con una publicación, yo cada vez más noto que muchas personas me comentan algo sobre algo que vieron en mi Facebook pero nunca interactuaron con la publicación, prefieron guardar un silencio virtual, no les interesa comunicar que lo que escribiste generó algo en ellos, quizás por privacidad, por pereza o por no tener que recibir notificaciones cada dos segundos si llegan a interactuar.

Las redes sociales en un principio eran sobre ponerte al día con tus amigos, enterarte de sus vidas, conectar con alguien que era difícil de encontrar, en espacios relativamente cerrados, ahora todas las redes sociales se basan en construcción de imagen, al principio eran los Blogs, las personas elegían temáticas para hablar y compartir contenidos, luego Facebook empezó a transformarse en esta máquina de hacer pautas y ahora es el turno de Instagram, era una plataforma especializada en la imagen estética ahora lo sigue siendo pero también es una plataforma que sirve como imagen pofesional o personal, que ya no se limita al contenido fotográfico, ya que puedes subir una imagen, un diseño, tienes videos, Stories, Live, puedes escribir, de manera pública cuando tu cuenta no es privada, y donde te pueden encontrar otros usuarios a través de HT, ubicación geográfica, tipo de lugares que frecuentas y un sinfín de herramientas más. Entonces se convierte en una herramienta con gran poder para comunicar lo que eres o a lo que te dedicas, muchos profesionales hoy optan por esta red para compartir información, odóntologos, veterinarias, tiendas de electrodomésticos, nutricionistas, etc. Entonces ya no proyectamos imágenes en Instagram sino que es tu imagen la que se proyecta en Instagram.

Hoy en día Instagram es la red social en la que las marcas están posicionándose orgánicamente y/o pautando y donde se encuentra cada vez más las audiencias necesarias para consolidarse, en un mercado comercial, poco a poco se va transformando en una red en la que se sube más contenido de marca que humana.

Y ahora que todo el mundo está en Instagram, en una lucha a mansalva por aumentar seguidores, existen diversas “empresas” que se dedican a “hacer crecimiento orgánico” que consiste en seguir y des-seguir gente para que las cuentas crezcan, también existen los bots que no sé bien cómo funcionan pero sé de muchos que los usan, y por supuesto ahora ya aparecen Instagram Stories patrocinados, ahora veo desayunos, almuerzos, cenas por todos lados, fotos que no tienen ni un ápice estético, contenido desbordante sin sentido, y millones de personas queriendo ganarse un lugar en lo que siento que es la última etapa de oro de una red social que nos regaló momentos increíbles, a nosotros, los que venimos de lejos con ella, los que la vimos nacer, los que la cuidamos, le enseñamos a gatear y le dijimos vamos! Tú/Vos puedes/podés!

Yo no tendré muchos seguidores, y mis fotos no serán las más wow, son todas tomadas con el celular que he tenido en el momento, pero sigo creyendo en el contenido, en ese mejor amigo mío, el contador de historias, el que me arma la película a lo largo de mi red, el que narra mis viajes, mis momentos, mis sentidos, sigo creyendo en ti, Oh! Contenido! Pero empiezo a pensar que quizás sea hora de mudarme a otro lugar, aún no sé cual.

El primero que puso la pauta que venga y apague la luz.

SALTA-TREN A LAS NUBES

 

La vida es muy linda y más cuando tienes la posibilidad de hacer lo que sueñas, hacía mucho tiempo había visto lo del Tren de Las Nubes y tenía ganas de conocerlo, pero la verdad no estaba en mis planes, sin embargo cuando salió la idea del viaje a Bolivia y compré el pasaje a Salta decidí pasar unos días en esa ciudad, que no sabía que es tan linda. Me quedé en un hostel donde la armonía, la buena energía y un buen ambiente me ayudó mucho para que el hecho de despedirme de mis amigas no fuera doloroso, así fue que terminé como Lucy en el cielo con diamantes, feliz, contenta y agradecida por los paisajes que mis ojos han podido ver, espero que disfruten este video, especialmente la historia del padre Chifri y si pueden colaborar con la http://www.fundacionalfarcito.org.ar/ tanto mejor, no nos cuesta nada darles una mano porque el trabajo que hacen y que continúa el legado del padre Chifri vale la pena.

BOLIVIA – UYUNI

A Julie y a Jorinde las conocí en Venezuela cuando todas teníamos 18 años, por miles de razones desde el 2000 no habíamos podido vernos, cuando decidieron ir a Perú por sus vacaciones, me dijeron que era un momento ideal para encontrarnos, como yo no tenía nada seguro sobre dónde estaría fuimos viendo sobre la marcha hasta que supimos que yo tendría que viajar a Argentina, por negocios y a buscar mi DNI con mi residencia permanente (YUPI!) y decidimos que Bolivia sería un punto ideal de encuentro, cuando hace casi seis años viajé por sur américa uno de los lugares que no pude conocer – por falta de dinero – fue Uyuni, elegimos ese destino, el de las fotos divertidas, para encontrarnos por unos hermoso y cortos tres días.

Captura de pantalla 2017-07-23 a las 0.01.57.png

Viajamos muchas horas en autobús para poder encontrarnos, yo tuve una travesía bastante fuerte para llegar a tiempo, pero lo logramos.  Lo más hermoso de todo ha sido vernos reír sobre la vida misma, cantar nuestras canciones de siempre, aprender nuevas cosas, y mirarnos de cerca, sintiendo que el mundo se congela cuando estamos juntas, las extraño siempre, y la verdad es que me encantaría poder compartir mi vida cotidiana con ellas, tenerlas más a la mano para tomar un café, hablar al final del día, ir el domingo a comer algo, estar más cerca, pero bueno eso no es posible así que estos momentos, como éste viaje, son esos momentos en los que el tiempo se detiene y le cede el paso a la felicidad, y a la posibilidad de sentir que un momento, así como nuestra amistad, es para siempre. LAS AMO. Gracias por tanto amor siempre.

 

 

 

APRENDIENDO A BUCEAR

Cada nuevo desafío que uno se propone es un reto, un paso más en la vida, bucear, sumergirse en el océano, para algunos es sencillo y un placer, para otros una idea que jamás llevarían a cabo, en mi caso soy un término medio, me da susto, me genera ansiedad pero también felicidad. Fue una experiencia hermosa y ya tengo mi certificado para bucear en cualquier parte del mundo!