Bogotá: Jardín Botánico

«Hay placer en los bosques sin hollar
hay éxtasis en las costas solitarias
hay sociedad, donde nadie se inmiscuye,
junto al hondo mar, y música en su rugido;
no amo menos al hombre, sino más a la naturaleza».

Lord Byron.

jardin6

Después de publicar Fragmentada me contactó una compañera del budismo con la que compartí algunas reuniones cuando viví en Bogotá durante el 2010. Recibí un mensaje de ella y unos días después nos encontramos. Siempre he pensado que cuando armas una dupla creativa con la que además se traza una amistad, es un gran regalo.

Por ejemplo, Lucía es de mis mejores amigas y la conocí trabajando, hemos hecho muchos proyectos juntas con LACICLA y es de las personas que más me conoce, con Ana otra de mis mejores amigas, fue la bici la que nos  juntó, y luego hemos trabajado juntas y siempre ha sido una excelente experiencia. Cuando me encontré con Sandra  – la chica del budismo – al rato de conversar con ella y retomar las historias, actualizar el portafolio de vivencias, sentí que podríamos ser una buena dupla y me sentí afortunada. Conocer personas puntuales, que aman lo que hacen y que tienen ganas de crear no es sencillo, así que cuando uno coincide en esos aspectos con alguien, y además compartes ciertos valores es una buena fortuna.

jardin11

De alguna manera cuando uno encuentra un cómplice siente mayor motivación para emprender proyectos, sumado a esto decidí sacarle la mejor cara a Bogotá y empezar a documentar los lugares que vale la pena descubrir de la capital colombiana, y así unos días después de juntarnos nos pusimos de acuerdo para empezar a retratar lugares hermosos de nuestro país mientras el tiempo nos lo permita, Sandra es fotógrafa, y su mirada me encanta, les dejo el link a su Flickr para que puedan disfrutar de su trabajo.

jardin13jardin7

El primer lugar que quise visitar fue el Jardín Botánico José Celestino Mutis, nunca había ido. Salí de Cedritos en la bicicleta y pedaleé hasta allá, la ruta en bici me encantó, y el día estuvo muy lindo, el clima se prestaba perfectamente.

La entrada tiene un precio muy solidario, apenas 2.700 COP es decir prácticamente menos de un dólar, me fui por la Av. 19 hasta la calle 100, seguí derecho y la 100 se convierte en la carrera 68, casi todo el camino tiene cicloruta, no me perdí y encontré personas muy amables que me ayudaron a ubicarme, así fue como unos 45 minutos después de salir de casa, llegué al Jardín Botánico José Celestino Mutis, cuyo nombre es en honor al médico y botánico español que llegó al Nuevo Reino de Granada como médico personal del un virrey. En 1783 inició la Real Expedición Botánica que duró treinta y tres años. La Expedición Botánica es una asombrosa obra que representa un tesoro que constituye motivo de orgullo para la nación colombiana.

jardin12

Cuando entras al lugar descubres que es un pulmón de Bogotá abarrotado de una simultaneidad de verdes que te superan. De verdad, es impresionante la variedad de colores que puede tener el verde, la naturaleza jamás dejará de sorprenderme.

Fue fundado en 1955 por el científico Colombiano Enrique Pérez Arbeláez, y posee un bosque de niebla, una zona de coníferas, un bosque andino, plantas medicinales y un circuito de invernaderos con plantas de clima cálido, seco y lluvioso.

Puedes asistir a actividades sobre conservación ambiental, y descubrir parte de la diversidad de la flora Colombiana. Cuenta con un lugar llamado el sistemático en el que hay plantas organizadas por su grado de evolución. Hay un lago, una cascada y muchísimas flores. Forma parte del BGCI (Botanic Gardens Conservation International) y tiene un reloj de sol, un área para el cultivo, la investigación, la conservación y la exposición de especies de palmeras llamado Palmetum, una colección de orquídeas y una gran variedad de flores del Amazonas.

Mientras hacíamos el recorrido y uno de los guías nos explicaba varios de los detalles del jardín, mi lápiz que compré en el Museo de Arte de Buenos Aires en la exposición de Yoko Ono se me cayó en la cascada, todos dijeron que lo diera por perdido; sin embargo no es la primera vez que me sucede que un objeto que representa algo que abrazo profundamente parece perderse y con esa paciencia que no me caracteriza regresa a mi vida. Caminé hasta el final de la cascada y esperé; hasta que por fin vi el lápiz flotando por el lago, allí estuve un largo rato contemplando como el pequeño lápiz se movía lentamente, hasta que llegó bastante cerca y ayudándome con una escoba para limpiar ramas, pude recuperarlo.

jardin5

Quizás así deba empezar a ir yo por esta ciudad, caí en una cascada en la que solo debo permitirme flotar y seguir la corriente mientras el cauce me lleva a donde pertenezco, quizás así sea, tal vez uno solo debe entregarse y esperar con paciencia a que la vida vaya sucediendo, fluyendo como el agua. Así como este video que me compartió mi amigo Nes fluir como el agua, “el agua es el elemento  más suave en la tierra y sin embargo puede penetrar la roca más dura, puede fluir rápidamente o lentamente”.

jardin1

Sé que uno debe ser flexible como el bambú que se mueve con el viento, que no se quiebra sino que va danzando con el ritmo que surge en cada momento, entonces, en la vida hay días hermosos, celestes, llenos de luz y otros grises donde la lluvia cae y el granizo genera una sinfonía en el techo y uno tiene que cubrirse o salir corriendo para empaparse. La vida es eso. A veces es avanzar, otras es detenerse, reflexionar y agradecer cada momento que vamos viviendo, en ocasiones uno se siente capaz de todo y en otros momentos no, y es normal, no hay que asustarse, quizás el verdadero encanto es recibir dulcemente cada momento de nuestras vidas, a veces nos cuesta y a veces no, entonces por ahora y mientras siga preguntándome qué hacer con mi vida, sólo me queda entregarme a mi presente y seguir buscando paisajes que me alimenten positivamente.

El Jardín Botánico queda en la calle 68 con carrera 63, tienen estacionamiento para bicicletas y además el equipo que trabaja en ese lindo espacio forma el grupo humano que más se movilizó en bici durante el mes de noviembre en el país. El teléfono es: 571 4377060, el horario de atención es de lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.  y los sábados, domingos y festivos de 9:00 a.m. a 5:00 p.m.

Todas las personas que atienden el lugar son amables y cordiales, supongo que debe ser parte de la magia que tiene trabajar en un lugar en el que la protagonista es nuestra pacha mamita: la naturaleza. Si estás en Bogotá un lindo espacio para pasar la tarde, leer un libro, quizás para pasar un momento con alguien especial haz una cita con este hermoso lugar.

jardin3

Anuncios