beach-cute-girl-heart-Favim.com-1244328

Esto es para todos los que estamos lejos de “casa”. Si eres uno de esos que tuvo que mudarse a otro lugar o si simplemente estás experimentando la independencia, sabrás que lo que aquí voy a escribir nos toca muy de cerca a todos. Si algo he aprendido con el tiempo, es que cuando escribo, no hablo por mí sola, hablo desde mi experiencia que relata la historia de muchos más, que tal vez no pueden ponerlo en papel.

Hay noches de noches, hoy es una de esas. Dejo todo en orden, listo para mañana, para avanzar a un nuevo día y cuando me acuesto a dormir, las pupilas se encienden y una imagen de mi “casa” viene a mi mente. Extraño a mi mamá, extraño a mis amigos, extraño mi ciudad, extraño lo que fue mi vida en un momento determinado.

Se llama nostalgia -“La nostalgia es referida comúnmente no como una enfermedad ni un campo del estudio, sino como un sentimiento que cualquier persona puede atravesar en cualquier etapa biológica. La nostalgia es el sufrimiento de pensar en algo que se ha tenido o vivido en una etapa y ahora no se tiene, está extinto o ha cambiado. La nostalgia se puede asociar a menudo con una memoria cariñosa de la niñez, un ser querido, un cierto juego o un objeto personal estimado, o un suceso en la vida del individuo.”- Wikipedia.

En ese momento es inevitable que el llanto se apodere de uno, y en mi caso, habiendo elegido vivir sola, solo Caribe, mi gato, es testigo de ese sentimiento. La nostalgia puede ser inspiradora, como ahora, también puede ser perjudicial si la utilizamos como una herramienta que no nos permite seguir adelante. Se necesita fortaleza y entereza para mudarse. Puedo recordar perfectamente la primera noche que pasé fuera de “casa”. Tenía 18 y me mudé a compartir un departamento con dos amigas. Recuerdo que esa noche no podía dormir y llamé por teléfono a mi mamá y ella me dijo:- es normal que te sientas mal, pero lo vas a lograr -. Y así fue que emprendí mi vida como individuo, así fue como empecé a caminar el momento de la independencia.

Poco a poco, fui dando pasos y no sólo me mudé de casa, sino de ciudad, y luego de país. Hay muchas cosas, a diario, que quisiera compartir con esas personas que forman parte de mi vida, y hay días que nos duele mucho más saber que no estaremos reunidos por largo tiempo.

Hace un tiempo comprendí y por eso uso la palabra “casa” entre comillas, que las paredes pueden cambiar, el paisaje puede variar, pero tu corazón es el que habita tu hogar. El único hogar que se mantiene a lo largo de la vida es tu corazón, es esa posibilidad de conectarte con tus raíces a través de tus pensamientos, cerrar los ojos e imaginar ese abrazo profundo de esas personas que amamos.

El desapego se ha convertido en una positiva herramienta obligada para poder seguir adelante, para agradecer tu propia historia y tener profunda fe sobre estar haciendo lo mejor para ti y para tu vida. Nadie dijo que sería sencillo, en el colegio no nos enseñan a entender que tendremos que desprendernos de mucho de lo que amamos y aprenderemos a ser nosotros mismos por encima del lenguaje, las costumbres y las tradiciones a las que nos enfrentemos.

Hay momentos en los que me detengo y me doy cuenta de lo fuerte que he sido/soy, para poder acariciar con cordura y alegría el extraño encanto de la distancia. Si bien hoy en día la tecnología nos permite acercarnos de una manera más inmediata, nunca es lo mismo que poder sentarte frente a esa persona y contarle tus cosas, tus logros, tus derrotas, los detalles que se escapan cuando la cotidianeidad no se puede conectar de una manera más personal.

Vamos aprendiendo a ser más fuertes, a llenarnos de amor por nosotros mismos y a regalarnos el mejor presente. Creo que es mentira que dejemos de extrañar, pero creo que es verdad que aprendemos a habitar con más dulzura la melancolía, y que podemos sonreír agradecidos de todo lo hermoso que nos brinda la vida.

Siempre habrá momentos difíciles, situaciones importantes que nos reafirmen la fortaleza de la que estamos hechos y el inquebrantable valor que tenemos al asumir la vida en nuestras manos y el gran paso que hemos dado hacia el encuentro con nosotros mismos. Somos corazones valientes, de esos que van sembrando lo mejor que podemos, en tierras diferentes, dando lo mejor de nosotros para poner en alto nuestra imagen, la de nuestros países y la de nuestra familia.

Si te ocurre como a mí, que de pronto, llega ese momento, sutil o fuerte en el que el corazón se estremece por la ausencia, sólo puedo decirte que te permitas llorar, sentir, crear a través de ello; ese dolor puede ser transformador. Sólo nosotros mismos podemos decidir hacia dónde dirigir esa energía.

Abrázate a ti mismo, haz una cita en Skype con todos tus amigos, celebra el paso de esas personas mágicas en tu vida y si necesitas volver a llorar, simplemente hazlo, compártelo y exprésalo ante las personas que tienes cerca de tu vida en este momento, si lo dejas salir el peso de ese sentimiento será más liviano.

Siéntete orgulloso por haber dado un paso gigante y por asumir con integridad los cambios que has generado en tu vida. Sonríe recordando el olorcito de la playa con tu gente, pensando en ese sabor a arepa, cachapa y ron, recuerda esa montaña que te motiva, y viaja a través de tus fotografías para celebrar todo lo que has vivido.

No estás solo ni sola, en tu corazón habita todo lo que amas, sólo debes buscar dentro de ti y conectarte con lo más profundo de ti, con todo lo que te hace y ha hecho que seas ese tú de ahora, esa maravillosa persona que es capaz de sacudirse ante la nostalgia, respirar y levantarse al día siguiente con su mejor sonrisa y saber que seguirás caminando, seguirás soñando y continuarás logrando tus metas. Cada una de esas gigantes y pequeñas metas que te propones se celebrará en el corazón de todos los que habitan el tuyo. Recuerda que estamos mirando el mismo cielo que esas personas miran a diario. Eleva una oración, pon esa música que te recuerda un momento maravilloso y conéctate, lo más seguro es que todo lo que extrañas se conecte contigo y te haga sentir completo aquí y ahora.

Anuncios

One thought on “CORAZÓN CONECTA

Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s