HOF: Agricultura Urbana.

1 HofCamila y Diego se conocieron en la universidad, ambos estudiaban biología. Cada uno arrancó su camino de investigación y de desarrollo desde diversos ángulos. Como todo en la vida, o al menos yo creo fielmente en eso, los puntos se van conectando y uno va llegando al lugar donde quiere llegar un poco aprendiendo de lo que no te gusta, entendiendo para lo que uno es bueno y buscando siempre desarrollar lo que amas. Camila estaba en Berlín y Diego llegó un par de días de vacaciones, allí se fortaleció su amistad.

HOF nace de los ideales de estos dos jóvenes emprendedores, su necesidad de aportar un cambio positivo en temas ambientales y de sostenibilidad, nace del encuentro con todo el tema de la agricultura urbana, de los cultivos hidropónicos, de utilizar espacios que están inutilizados, y encontrar medios para disminuir la presión sobre suelos agrícolas , así empieza a profundizar en el tema y surgen los planes del 2016 a los que se une Diego con todo el Know How previo y su necesidad de cambiar los espacios, ambos empiezan una cruzada en pro de que los espacios sean más habitables, en que las personas puedan conectar de una manera más fácil con todo lo que representa crear huertas en medio de una gran urbe.

Actualmente Diego lleva un proyecto llamado Green Factory de consultoría de sostenibilidad desde hace más de seis años, podríamos decir que él ya conoce bien el sistema para emprender, sin embargo cada emprendimiento es distinto. Así, un día cuando Camila le comenta su decisión de avanzar con más fuerza en su proyecto, Diego decide unirse y empiezan con HOF. Ambos coincidieron en proponerse hacer de las ciudades espacios más amigables, buscar una forma de vivir en la que cada individuo pueda ser más amable con su entorno. Una de las inquietudes más fuertes que se les presentaba era pensar en cómo producir alimentos a escala urbana. Camila y Diego se preocupan sobre el panorama del futuro en el que habrá que empezar a generar comida de maneras diferentes a las que existen en la actualidad. También coincidían en que los campos laborales donde podían desempeñarse se vinculaban la mayor parte del tiempo a la investigación, a la teoría y no a la practica, ellos buscaban generar más acción.

Camila pasó de la investigación en temas marinos sobre sostenibilidad, a búsquedas más integradas al desarrollo comunitario, la conservación. Parte de la experiencia que están viviendo es que la planificación sea el ingrediente primordial en su emprendimiento, desde un inicio quieren que lo que hacen sea de buena calidad, su proyecto es tangible, tanto que lo que hacen tiene que crecer, por eso es fundamental que cada paso que van trazando esté bien investigado, medido y llevado a cabo.

¿Qué es lo que buscan?

3 Hof

Crear sistemas de agricultura en diversos espacios, generar una unidad de HOF donde se pueda proveer a las personas de huertos en sitios que habitan, planificar propuestas que se puedan llevar a cabo teniendo en cuenta los detalles de cada lugar específico para que los individuos puedan producir los alimentos que ellos necesitan.

Son pioneros de este tipo de sistemas en Bogotá, su principal meta es que cuando implementan un HOF en un espacio determinado funcione de verdad, bajo las circunstancias ambientales, espaciales y climáticas de ese espacio. Actualmente se encuentran en proceso de investigación práctica, es decir están creando huertas en distintos espacios que funcionan como pilotos para proyectos más grandes en los próximos meses.

Hoy trabajan diariamente en generar datos pilotos, para la siembra de huertas urbanas que realmente funcionen. Por ejemplo si tú te comes dos lechugas a la semana, la idea es que aprendas a sembrar para que tengas esas dos lechugas semanales y no más para que no se desperdicie. Quizás en este caso la minuciosidad que caracteriza el trabajo de HOF es uno de los ingredientes más relevantes para alcanzar el éxito.

Sus tres grandes pilares para este año son: Realizar consultorías en agricultura urbana, armar cubiertas comestibles y uno de gran alcance es crear invernaderos en zonas industriales que poseen techos que estén inutilizados para producir alimentos.

Pueden imaginar, por ejemplo, un centro comercial de esos en los que el techo no está siendo aprovechado y que en unos meses puedas ir a comer algo delicioso con productos sembrados por HOF? Ellos si pueden imaginarlo y hacia ese lugar se dirigen.

La mayor dificultad que les presenta el desafío HOF es educar a las personas, romper paradigmas y hacer ver que accionando se puede lograr un cambio. Hay que tener convicción para seguir adelante confiando en que llega el momento en el que se alcanza un buen nivel. Para ellos es fundamental no negociar con empresas en las que la producción de residuos contaminantes y generar fachadas ecológicas en las que tratan de lavar su rostro, entonces la investigación es crucial para no formar parte de empresas que genuinamente quieran cambiar sus procesos.

2 Hof

Diego recuerda que en el colegio le enseñaron a sembrar alimentos, la abuela de Camila sembraba duraznos, feijoas y flores en una casa en Boyacá, quizás el contacto con esos hermosos episodios en su infancia fueron las semillas que sembraron a dos individuos que hoy en día buscan una forma de retribuirle a la naturaleza un poco de lo que tanto consumimos diariamente. Entonces me pregunto, si hoy en día educamos a nuestros pequeños con el fin de ser consumidores responsables y también me transporto al frasquito de mermelada con el algodón y un frijol adentro donde alguna vez, cuando era pequeña vi crecer una raíz y me surge la necesidad de empezar a producir un cambio en mi vida, sembrar, cultivar, cosechar, verbos que terminan siendo sinónimos de amar la vida.

HOF significa patio en alemán. En el patio de la casa suele ser el lugar en el que uno siembra algo, claro también puede ser en el jardín, en el balcón, en la pared, en un indoor, en fin, lo importante es que podamos empezar a producir nuestros propios alimentos.

HOF nos muestra de una manera muy literal el proceso de emprender, hay que saber cuántas semillas siembras, cuántas dan fruto, cuáles son los proyectos que van creciendo y cómo vas fortaleciendo las plantas (proyectos) en las huertas (clientes) que tienes en tu emprendimiento. Hay que saber medir la inversión, disminuir el tiempo de producción, aumentar la tasa de germinación, contar los tomates, las lechugas, la albahaca, el romero y así ir viendo como lo que un día era una semilla hoy es una realidad.

Si estás leyendo esta nota, y no estudiaste biología, nunca sembraste un árbol y hasta piensas que se te quema la ensalada, puede ser que te des cuenta que tienes la inquietud – o que ya la tengas desde hace tiempo – de empezar a sembrar algo, Camila y Diego nos aconsejan:

  1. Puedes contactarlos a través de su HOF Agricultura Urbana
  2. Empezar por medir el agua que estás gastando.
  3. Bájale al consumo de plástico.
  4. Reutiliza los materiales. Por ejemplo en COWO el maravilloso lugar de coworking donde nos conocimos HOF & LACICLA cuando comemos ensaladas reutilizamos el envase y con eso se están haciendo algunas de las materas-macetas.
  5. Y si quieres sembrar tu primer tomate, parece que es muy fácil (yo lo voy a probar ahora mismo): Lo único que tienes que hacer es agarrar un tomate, cortar una rodaja y sembrarla en tierra, la que tengas disponible, sí la rodaja, no necesitas las semillas sino la rodajita que ya tiene sus semillas, si tienes tierra rica en materia orgánica mejor o si tienes compost, sino compras la tierra en un vivero, luego agarras las rodajas de tomate y la entierras – preferiblemente en una matera-maceta grande -, porque la mata de tomate necesita espacio, quizás del tamaño de un botellón de agua, la riegas, es decir le pones agua todos los días en la mañana y en la noche,  que la tierra esté húmeda, procura que la matera-maceta tenga huequitos para que la humedad no la dañe, no vayas a hogar tu plantita.
  6. Y por lo visto la lechuga también es sencilla de sembrar, compras una de esas que venden en mercaditos más caseros, una lechuga de las que se le ve la raíz, y agarras esa raíz y la metes en agua, y la dejas unos tres o cuatro días y vas viendo como las raíces empiezan a crecer, cuando ya ves que tienen unos cinco a ocho centímetros la pasas a la tierra, y así después de que saques tu primera lechuga puedes volver a sembrar esa raíz, muchas plantas se regeneran si tomas su tallo principal o secundario, la cortas y en esa unión hay muchas células que no están diferenciadas todavía, si tu las siembras o las metes en agua, de ahí sacan raíces, las pasas a tierra y listo! Puedes hacerlo con el tomillo, con el cilantro, perejil, albahaca.

¿Nos animamos?

4 Hof

Anuncios